La sombra de Medusa, 2009

SombraDeMedusa-Lisboa2009 (22) SombraDeMedusa-Lisboa2009 (20)SombraDeMedusa-Lisboa2009 (26) SombraDeMedusa-Lisboa2009 (25) SombraDeMedusa-Lisboa2009 (24) SombraDeMedusa-Lisboa2009 (23)SombraDeMedusa-Lisboa2009 (27) SombraDeMedusa-Lisboa2009 (29)SombraDeMedusa-Lisboa2009 (21) SombraDeMedusa-Lisboa2009 (19)   SombraDeMedusa-Lisboa2009 (30) SombraDeMedusa-Lisboa2009 (31)

La sombra de Medusa, 2009

Festival Sombra, festival de artes en Lisboa. Comisaria Nuria Vela.

Antigua fábrica Braço de Prata.

En un espacio muerto, el hueco de una escalera, monté un gavinete de belleza para otro de los personajes mitológico que me interesaba en esa época, Medusa. Ésta, en el mito original, está atrapada en una cueva en una isla, castigada por su belleza y custodiando un tesoro… los valientes que se acercan a intentar extraérselo, morían congelados en estatuas de sal al mirar a los ojos a la mujer. Sólo uno de ellos pudo combatirla con un espejo que, al devolverle su propia mirada, la convirtió en piedra.

En esta instalación reinterpreto el mito desde la mirada contemporánea. La mujer en la actualidad está atrapada en una cueva semejante, y el espejo sólo contribuye a eliminarla, anularla. Esta sociedad que exije juventud y belleza eternas a costa de sufrir, dañarse, pincharse, operarse, fue, para mí un símil perfecto. La mirada del otro, según Deleuze, en una serie de relaciones de seres deseantes, nos hace creer que sólo existimos o morimos a través de la mirada del otro, del deseo del otro, por eso se nos exije ser ese objeto de deseo. Vivimos asfixiadas en esa imposición, atrapadas, congeladas en estatuas de sal dentro de nuestros espejos.

Para liberarse, pues… habrá que romperlos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *